Muchos son los factores que sirven para saber qué le da valor a un NFT. Aquí te explicamos cómo opera cada uno de ellos.

Esta sección es de las más complicadas de este ecosistema. Y es que hay tantas variables en el mercado de NFT cómo lo puede haber en el bursátil, puede que hasta más variables. No hay nada del todo escrito sobre cómo se valora un activo o no, pero sí es cierto que hay ciertas características comunes que se pueden nombrar para hacernos una idea de cómo la comunidad valora un NFT.

Factores para valorar un NFT

Existen muchos elementos que pueden afectar el valor de un NFT. Entre ellos destacan los siguientes.

La rareza

Para empezar, se encuentra la rareza. La escasez de un NFT será directamente proporcional a su valor. Cuánto más escaso sea este, mayor valor tendrá en el mercado. Esto no nos suena lejano puesto que lo vemos a diario en marcas de lujo cuando sacan sus modelos de edición limitada. Aunque sean de menor valor real que otros modelos ilimitados, el mero componente de la escasez hacen que sean más valorados por el público objetivo. Esa es su finalidad.

La utilidad real

En segundo lugar, se encuentra la utilidad real del NFT. Aunque el principal uso de estos token puede ser el mero coleccionismo, hay muchos que sirven cómo “herramientas”. Por ejemplo, para su uso en un juego en línea. Si dispones de uno de ellos mientras crece de manera orgánica, tanto el juego como la comunidad, este se revalorizará.

Otra utilidad real, por ejemplo, es la de empresas que usan NFT como entradas para su local, ya sea de restauración, entretenimiento, etc. Estos NFT son comprados por los clientes que quieren los servicios de la empresa y, a su vez, vendidos por clientes que ya se muestran satisfechos con el servicio y quieren especular con su adquisición. Incluso, en un paso intermedio entre la compra y la venta, pueden ser alquilados.

Tangibilidad

El tercero a tener en cuenta es la tangibilidad del NFT. Esto viene a raíz de la utilidad comentada anteriormente de la empresa que usaba NFT cómo tickets para entrar a su local de restauración.

Este factor posee un enorme potencial dado que echa por tierra lo que tantos detractores echan por tierra de los NFT: Su incapacidad de uso en el plano físico.
No sólo eso, se podría dotar a ciertos productos de consumo, cómo ropa, de un NFT propio para cada prenda dotándola de autenticidad verificable. Lo dicho, aquí el abanico de posibilidades es enorme.

Equivalencia del NFT

Nuestro cuarto factor sería la equivalencia del NFT en distintas plataformas. Si un NFT puede ser usado en multitud de sitios probablemente el valor aumentará. ¿Cuándo hablo de sitios a qué me refiero? Pues a videojuegos, nuevamente. Esto es sencillo de ver. Siempre que poseíamos algún objeto en un juego este solo servía para dicha plataforma y su jugabilidad. Esto se ha acabado. Ahora, si te haces con un NFT muy interoperable, podrás usarlo en una disparidad de juegos sin tener que comprar objetos nuevos para cada juego en el que estés.

Prueba social

La quinta clave sería la prueba social. La prueba social es la calidad y la cantidad de personas que hay detrás de un NFT apoyando dicho proyecto. En cuánto más grande sea la red, más confianza generará por el público en general, y en cuanto la formen más personajes importantes en el mundo tokenizado, más valor poseerá por parte su parte.

La historia

El sexto factor es el historial del propio NFT. Como ya sabemos, gracias al código único de estos tokens, se puede hallar una trazabilidad totalmente exacta. Desde su nacimiento hasta su actual propietario, pasando por todas las transacciones hasta entonces. Dicho esto, no hay que mentir, un NFT podrá tener más valor por el mero hecho de quien lo posee que por el NFT en sí. Por ejemplo, Elon Musk podrá vender el mismo NFT que el tuyo mucho más caro sólo porque en el historial de transacciones de dicho NFT saldrá que dicho NFT perteneció una vez a Elon Musk. Y ya ni te digo el valor que podría obtener un NFT que haya pasado por todas las manos de Silicon Valley.

Liquidez

Otro factor más, ligado a la compraventa, es el de liquidez. Existen NFT con un mayor volumen de transacciones en el mercado secundario, dicha condición hace que estos sean más valorados que otros que no tienen tal demanda. La facilidad de liquidar una posición, un objeto, una acción, siempre el mercado la ha tildado de ventajosa, y aquí no es distinto.

Especulación

Por último, está el hecho de la especulación. No olvidemos que los NFT son un mercado como cualquier otro y en ellos la especulación forma parte fundamental de su funcionamiento. Más aún si caben en este entorno puesto que es primigenio, no tiene que ver con mercados que ya se encuentran en un estado de madurez, más avanzados.

El problema de la especulación es que, si no tienes conocimientos en NFT, puedes realizar una mala inversión. Existen muchos casos de pagos desmesurados por una obra digital que luego perdió valor estrepitosamente. Por ello, siempre hay que realizar inversiones desde el conocimiento y no buscando obtener un ingreso fácil.

¿Debería valorar entonces un NFT o comprar al azar?

Queda claro que a la hora de valorar un activo de esta clase es algo multifactorial y complejo, pero no imposible. Dado que la evolución de este nuevo nicho cambia constantemente a una velocidad vertiginosa la única manera de ser competitivos es con una formación de calidad y constante usando todos los recursos disponibles que se encuentren en nuestro poder para ello.

Por lo tanto, antes de realizar una compra debes considerar todos los puntos anteriores a corto, medio y largo plazo. Ya sea que lo hagas como coleccionista o inversor, los NFT tienen potencial, lo que genera amplio interés entre miles de personas que quieren incursionar en ellas. Depende de ti informarte y asesorarte con especialistas como nosotros para tener la mejor experiencia con este ecosistema.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.